Uncategorized

Download PDF Mis emociones me dominan (Spanish Edition)

Free download. Book file PDF easily for everyone and every device. You can download and read online Mis emociones me dominan (Spanish Edition) file PDF Book only if you are registered here. And also you can download or read online all Book PDF file that related with Mis emociones me dominan (Spanish Edition) book. Happy reading Mis emociones me dominan (Spanish Edition) Bookeveryone. Download file Free Book PDF Mis emociones me dominan (Spanish Edition) at Complete PDF Library. This Book have some digital formats such us :paperbook, ebook, kindle, epub, fb2 and another formats. Here is The CompletePDF Book Library. It's free to register here to get Book file PDF Mis emociones me dominan (Spanish Edition) Pocket Guide.

Sin ritmo, no hay vida. Los seres humanos estamos regidos por las pulsiones: Todos esos impulsos son vitales. Del olfato, por supuesto. Del gusto, mientras bebemos la leche materna. Todas las sensaciones placenteras o desagradables son sensoriales. Si desplegamos nuestras pulsiones instintivas dentro del confort y en permanente contacto con el cuerpo materno, simplemente nos desarrollamos en concordancia con nuestra especie. Eso nos ha sido negado. Alimentarnos con leche de vaca maternizada ha sido eso: Nada que ver con la intensidad del encuentro.

Incluso con ese nivel de silencio, las pulsiones no se aquietan. Reptando, gateando, trepando, luego caminando y corriendo. Los retamos si se mueven demasiado. Sigue sintiendo deseos de descubrir. Sigue sintiendo necesidad de moverse. Casi todos los recuerdos genuinos que tenemos de nuestra infancia tienen que ver con percepciones sensoriales. Negarlas o rigidizarlas opera en contra de la totalidad de nuestro ser. Ya hemos dicho que cuando nacemos, nos es negado el cuerpo de nuestra madre, que es como perder el hilo del contacto con la materia. El cuerpo es pecaminoso. Una manera eficaz de lograrlo es elevando toda la libido a la mente.

En todo caso, cuando abordamos nuestra infancia, es habitual encontrarnos con un panorama bastante desolador: Con sus facultades sensoriales intactas. Los varones lo solucionan escindiendo, separando el cuerpo de las emociones: En cambio las mujeres nos mezclamos en emociones confusas —bajo la forma de abundante llanto, por ejemplo—, pero sacando el cuerpo del juego. Una cosa es tener sexo. Y otra cosa muy diferente es ser capaces de tener intimidad sexual con alguien. Para tolerar la intimidad, se requiere haberla vivido desde siempre como una experiencia gozosa. Porque no lo sentimos propio.

Simplemente porque nuestro cuerpo nunca fue propio, ni nuestras percepciones ni nuestras pulsaciones. Algo de lo que otros se ocupan. Esa que es tan sucia y desagradable. Ya sabemos que casi no hay partos institucionalizados que permitan que la sexualidad sea protagonista en la escena. La realidad emocional de nuestra infancia. La pobreza de nuestra vida sexual. La cabeza separada del cuerpo. Eso nunca es un impedimento.

El trabajo no es depredador de la capacidad de intimar emocionalmente. Y en segundo lugar, el trabajo que efectivamente cumplimos suele funcionar como un refugio perfecto y valorado socialmente, en el que las mujeres nos resguardamos. No estoy juzgando si alguien es buena o mala madre. La verdad es que queremos escapar. No vamos a gritar a los cuatro vientos: Nadie nos lo puede impedir, salvo nuestras corazas. Mucho menos el nuestro. En algunos casos ha sido nuestro padre u alguna otra persona muy importante que nos ha criado.

Mi Vida: Grandes Éxitos - Wikipedia

Casi no conservaba recuerdos de su infancia. Aunque seguimos preguntando por reacciones posibles, si alguien hablaba, si alguien gritaba, si ella jugaba con su hermano… era la nada misma. Le propusimos seguir indagando en el desarrollo de su vida. Llegados a este punto, fue sencillo mostrarle a Berta el reparto de roles: Y que ahora que estaba embarazada, ella le iba quitando importancia al asunto.

Era evidente que esa coraza se iba a deshacer y que ella iba a ser la primera sorprendida. Pasaron dos meses hasta que se produjo el siguiente encuentro. No nos interesaba juzgar a Berta ni a nadie. Durante los siguientes encuentros, seguimos escuchando historias que —por primera vez— Berta relacionaba con su estado de necesidad. Es un delito, claro.

Es una posibilidad que tenemos los seres humanos. No se trata de deseo sexual. Los abusos no los cometemos las personas de mente atormentada. Y poco satisfactoria, para colmo. Queremos protegerlo y amarlo de alguna manera. El problema es que somos totalmente inmaduros.

Crecimos esperando obtener amor alguna vez. Y en esa espera, crecimos. Por supuesto que las consecuencias son nefastas. Miremos de frente la realidad.


  • Lifestyle Books.
  • No Five Fingers are Alike: What Exiled Kurdish Women in Therapy Told Me (The International Series of Psychosocial Perspectives on Trauma, Displaced People & Political Violence).
  • My Books* (Notes) ... (a Greek Design).

Claramente, apenas seamos capaces, nos convertiremos en abusadores de otros. Otra alternativa es encontrar ciertas ventajas dentro del rol de abusados: Y esa es nuestra principal fortaleza: Sin nosotros, el abusador no puede vivir. No estamos juzgando si estos mecanismos de abusador- abusado son algo bueno, malo, terrible, condenable, espantoso o espeluznante. El adulto siempre es responsable, ya sea hombre o mujer. Sin obtener nada a cambio. Eso se llama madurez.

El mayor problema, cuando el abuso sexual es llevado a cabo por la madre, es que es la madre quien ama, quien protege, quien cuida, quien cobija y al mismo tiempo es la madre quien destruye, quien fractura, quien despedaza la estructura emocional. Es decir, establecer que lo que nos pasa, en verdad, no nos pasa.

Puedo disponer lo que quiero. Porque la instrumentaremos de un modo aceptable para la psique. Y para negar algo tan contundente, necesitamos tergiversar la realidad. Pasa lo mismo con las consecuencias del abuso sexual cometido por otros individuos que no sean la madre.

Porque las personas podemos dividir el universo emocional entre buenos y malos. Como no la podemos ubicar en el bando de los buenos y amorosos, lo que hacemos es enloquecer. Es decir, negar lo que estamos viviendo. No podemos retrotraerlo a su propia infancia, usando el lenguaje o los recuerdos conscientes, porque ya no contamos con un acceso confiable a la realidad. Y — hasta ahora— casi siempre lo hemos encontrado.

Respecto a las diversas formas de locura, hay una importante diferencia cuando ese desequilibrio aparece hacia el final de nuestra vida, dentro del conjunto de las denominadas demencias seniles. Le preguntamos en primer lugar por sus padres. La terapeuta le fue hablando suavemente: Tuvo un novio que se emborrachaba tanto como ella. Nuestro trabajo es similar al de un detective: Era una mujer sumamente inteligente. El embarazo y el parto fueron convencionalmente medicalizados y maltratados. Y eso le provocaba sufrimiento, con la salvedad de que estaba comenzando a comprenderse.

Le preguntamos ingenuamente si ese era su deseo. Los siguientes encuentros estuvieron atravesados por el llanto. En las relaciones personales, ocurre lo mismo. Porque el otro no puede tomar decisiones respecto de nada. Las mentiras tienen patas cortas, pero podemos vivir inmersos en situaciones mentirosas durante generaciones.

Eso es algo que se aprende en las escenas cotidianas. Y aprendemos a vivir bajo estas reglas, que, por otra parte, nos ofrecen beneficios inmediatos. Pero en cada historia individual es posible hacer ese minucioso trabajo: Creo que ese es un trabajo impostergable: La madre trabajaba muchas horas, el padre trabajaba bastante menos. Si ella se quejaba, empezaba la golpiza. Pero a su hermano nunca le pegaron. De eso estaba segura. Y haciendo un resumen de lo visto, la despedimos. El hermano era moreno y alto como el padre.

No se me ocurre. Me aturde esta historia. Pero vivirlo desde adentro resultaba confuso y contradictorio.

Shop by category

Pero algo empezaba a resquebrajarse. Y sobre la base de ese acuerdo, la despedimos. Retomamos el tema del padre-no padre. Le sugerimos que le dijera a la madre: Le insistimos en que nuestro trabajo estaba focalizado en el acceso a la verdad. Y que era hora de empezar a diferenciar el discurso de la madre del suyo, para animarse a transitar con coherencia la realidad. Insistimos entonces con el tema del supuesto padre. Que no le interesaba. La dibujamos y la dispusimos sobre la mesa, para mirarla a cada rato.

Lifestyle Books

Tuvo un buen embarazo. El siguiente encuentro fue absolutamente revelador. Le dijimos que era raro que apenas los padres se divorciaron, tan abruptamente el padre hubiera dejado de verse con ella. Siento que no es mi padre, pero no quiero volver sobre el tema. La terapeuta le propuso que lo conversara con su marido y que analizasen alguna forma de acceder a la verdad. Ya era hora de terminar con los secretos y las mentiras. La madre, llorando y balbuceando, le dijo que no estaba segura. Le pusimos un poco de humor al asunto.

Y que mientras no estuviera lista para decirlo, que no la llamara ni la visitara. Todos los valores quedaron supeditados a esta modalidad. Le dio mucha pena por su propia infancia. Su mente funcionaba a toda velocidad: Ella necesitaba procesar estas experiencias y darse un tiempo para que se acomodaran en su interior. Con tono muy amable, el padre —ahora claramente padre adoptante— estuvo dispuesto a responder a todas las preguntas de Tamara. La felicitamos a Tamara. En ese sentido, el regalo era saludable y reparador.

Cosa que en parte ha sido cierta y estamos todos agradecidos. Esas huellas permanecen en el cuerpo. Casi, casi, como si el cuerpo fuera ajeno. Si practicamos el sexo como un acto alejado o desconectado, entonces es lo mismo tener sexo que tomar una gaseosa. Es una actividad desprovista de alma. Pero carece de sentido trascendental.

Es como comer un alimento sin alma solo para llenar la barriga unos instantes. Dura lo que dura el acto. Y eso, lamento decirlo, no es sexualidad. Al menos no es sexualidad sagrada. Porque el individuo que era unos instantes antes, sigue siendo exactamente el mismo. No fue atravesado por la experiencia. Ahora bien, podemos practicar sexo con una sola persona toda la vida, y tampoco entrar en el terreno milagroso de la sexualidad. No tiene que ver con el modo, ni el tiempo, ni las maneras, ni las personas elegidas.

Es lo mismo que hablar sobre el amor: Respecto a la sexualidad tenemos un malentendido moderno: Es posible que la virginidad en las mujeres haya dejado de ser un atributo positivo. Pero esto no nos garantiza experiencias libres, es decir, experiencias conectadas y trascendentes respecto a la sexualidad. Y eso puede haber sido positivo. Pero no nos garantiza una sexualidad conectada, que nos trascienda.

Y si no nos trasciende, si no nos cambia, si no nos modifica interiormente, es falsa. Empezar por el principio. En la Argentina esto es habitual: La fueron a buscar a su cuarto, pero no la encontraron. No era buena alumna. La madre tampoco la ayudaba con la tarea. Le respondimos que en verdad estaba muy sola, ni la madre, ni el padre resultaron solidarios, ni cercanos, ni cuidadosos con ella. Sus padres no la miraban. Eso se llamaba desamparo. Pasaban largas horas durante el verano mirando la tele y teniendo sexo. Hablamos un rato sobre lo imprescindible que le resultaba a Mercedes que estas palabras de la madre fueran verdad.

Hicimos un resumen de lo que pudimos sacar en limpio, y la despedimos. Aparentemente, Mercedes estaba descubriendo una forma nueva de vincularse: Al poco tiempo decidieron casarse. Preguntamos algo sobre la historia de Ricardo: De hecho, el sobrepeso era un problema constante en su vida. El parto, absolutamente convencional y previsible: Mercedes no recordaba gran cosa. Poniendo el cuerpo, pero no el alma.

O poniendo el alma, pero no el cuerpo. Aparentemente era una actitud muy moderna. Conversamos sobre todo esto con Mercedes: En este caso, le pusimos un poco de humor al asunto. Todas sus experiencias despersonalizadas y desesperadas de amor. La falta de registro respecto de los hombres que fueron sus partenaires.

Era evidente que estaba necesitando decirle algo a la madre. En fin, la invitamos a hablar con su hija adolescente sobre sentimientos, temores o deseos. Ni siquiera con los prejuicios. Mercedes estuvo de acuerdo, aunque era la primera vez que lo pensaba de ese modo. La sexualidad con Ricardo nunca anduvo muy bien, pero tampoco le importaba. Indagando en tu interior. De hecho, no siempre se produce. Se respiraba una intensidad abrumadora y emocionante. Claramente Mercedes estaba pudiendo observar a su hija y registrando sus antiguas demandas con mayor sutilidad.

En esa familia circulaba una enorme ignorancia respecto al amor y a los acercamientos afectivos. Todos estos movimientos dejaron a Mercedes bastante inestable emocionalmente. Lo mismo con la rama paterna. Es decir, siempre es posible y necesario comprender totalidades para encajarlas en un orden con leyes propias. Desde mi punto de vista, hay un mecanismo invisible pero devastador, que es el que padece y luego provoca un individuo que siempre tiene hambre de amor.

Porque todos nosotros provenimos de lamentables infancias de carencias de todo tipo. Luego, alguna vez caen esos velos. Y nos parece muy injusto. Su vida depende de la madre. Y este es el mayor drama, a mi juicio. Este panorama suele ser similar tanto si se trata de hijos varones como de hijas mujeres. Por otra parte, el abuso materno suele ser invisible. Este es un circuito perverso, pero totalmente invisible. Repito que una madre puede devorarse a hijas mujeres o hijos varones.

Mis emociones me dominan Segunda edición Spanish Edition

En el caso de los hijos varones, si no hay alguna figura paterna suficientemente potente, las consecuencias del abuso materno suelen ser desastrosas. Es lo que conocen. Los hay sensibles, artistas, perceptivos, creativos, divertidos y de todos los colores. Lo que cada individuo haga no nos compete. Que no es poco. Era empleado en un comercio textil. Lo alentaron para probar. Somos las mujeres quienes pretendemos que el otro cambie. Luego hubo una serie de malentendidos.

Escuchaba algunos programas, sobre todo deportivos, hasta altas horas de la noche, sin que nadie lo supiera en casa. Nada de esto fue enunciado a su familia durante su adolescencia ni juventud. Mientras tanto, iba trabajando en diferentes comercios, en distintos rubros. Todo le daba lo mismo. Perfil bajo, buen empleado. Miedo a la vida. Miedo a la soledad. Miedo a la furia de su mujer. Era evidente que ese miedo era infantil, pero operaba como si fuese actual.

Le respondimos que esa no era una respuesta. Le mostramos su entrega. Pero quien quedaba sometido al maltrato de ambos era Benicio. Estas eran las consecuencias del abuso materno: Sin fortaleza para contactar con su hijo. Sin potencia para defenderlo de una madre que lo estaba usando para desquitarse de sus propias penas. Sin embargo, parece que el padre era agresivo en su forma de hablar, de actuar, de pedir lo que necesitaba.

Nunca conversaban, de eso estaba seguro. Pudo expresar que su casa era un sitio silencioso, denso y aburrido. But, it is not in your cabinet collections. Yeah, different with the other individuals who try to find book Mis Emociones Me Dominan Spanish Edition , By Alejandra Stamateas outside, you can get simpler to position this book. It could require even more times to go establishment by establishment.

This is why we expect you this site. You may require only duplicate to the various other gadgets. Now, reading this spectacular Mis Emociones Me Dominan Spanish Edition , By Alejandra Stamateas will be less complicated unless you get download and install the soft data below.

Buen Libro By Snowwhite Muy Buen Libro me inspiro a cambiar muchas actitudes en mi vida, Alejandra es espectacular te presenta las palabras para que tu las pienses y saques buenas conclusiones, para que seas lo mejor que puedes ser. Muy buen libro que Bueno que exists este tipo de Wednesday, October 23, [K